La extensión de la “deuda ecológica” en Nunca pasa nada.

En la novela de José Ovejero, Nunca pasa nada, con el desarrollo del argumento se esclarece el tema sobre la deuda ecológica hasta llegar a un punto en donde guía el cause de la acción. Olivia, al revelar que su madre padece de cáncer, enfermedad que la está matando, debe migrar de Coca, Ecuador para poder sustentar económicamente el tratamiento medico. Es desde este acontecimiento que la novela desarrolla toda su acción, es el motor que lleva a Olivia a vivir la experiencia que se cuenta.
Observando el núcleo de la acción, es posible asumir que la enfermedad de la madre de Olivia se debe a la indebida explotación de recursos naturales en el Ecuador, en este caso el petróleo. Tal como es visto en el documental Crude, el que exhibe un caso similar en Bolivia, los seres humanos que viven en las inmediaciones de los centros de explotaciones terminan literalmente envenenados por el mal procesamiento de los desechos.
La novela de Ovejero lleva la deuda ecológica a un plano más elevado, extendiendo el problema a otra dimensión, enlazando otros problemas sociales que van a nacer de la deuda ecológica. Si se piensa en el porque de la migración por parte de Olivia hacia España podemos deducir que la empresa petrolera es la causante. Olivia no desea estar en España, es más, su vivir se basa en el anhelo y añoranza de su pasado en Coca, Ecuador: “A Olivia le gustaba esa sensación de estar el campo, de no ver otros edificios… desde la casa o desde el jardín se podía alimentar esa ilusión de estar en el campo…” (16) El desplazamiento geográfico de esta mujer se debe a su obligación por mantener económicamente a su familia. La inmigración y por ende, el rompimiento de la estructura familiar, son efectos de esta deuda ecológica.
Irónicamente, en el lado opuesto de la moneda, tenemos las experiencias de vida de Carmela y Nico en un país desarrollado. Carmela es una mujer independiente a pesar de estar casada y tener una hija. En su concepción, concibe a una hija por dar en gusto a su esposo y no por una decisión del todo suya. Entiende la responsabilidad de traer un hijo al mundo, es “un lugar muy inhóspito para obligar a un niño nacer en el.” (88) En la posición privilegiada dentro de una nación desarrollada, ella tiene la voluntad de elegir, conoce las desventajas de lo que es crecer en la tierra en medio de una “catástrofe ecológica” (88) a diferencia de Olivia y su madre que deben adaptarse como victimas al ambiente que se les impone.
Siguiendo esta misma línea, podemos conectar esta observación con una de las ideas centrales del articulo de Riechman “Economía ecológica.” En su crítica hacia el ‘informe Brundlant’ descalifica la concepción de ‘desarrollo sostenible’ que éste presenta. Su reformulación de desarrollo sostenible se basa en la redistribución de lo que ya está producido y una explotación futura que satisfaga las necesidades y aspiraciones humanas (7). La producción indebida lleva a la destrucción de las naciones subdesarrolladas. En el caso de la novela, la situación de Coca, Ecuador, trata un marco opositor a la idea de ‘desarrollo sostenible’ que Riechman sostiene al ser un escenario que expone el resultado negativo del informe Brundlant. La sobreproducción está destruyendo una sociedad y enriqueciendo a otra igualitariamente. Como dice Richman, no está siendo un desarrollo “socialmente justo, ecológicamente compatible y económicamente viable.” (3)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s