La deuda socio-económica en Nunca pasa nada (Emma’s Response)

La novela Nunca pasa nada de José Ovejero nos presenta con una serie de personajes con  relaciones inconexas y casi caricaturizadas que ofrecen un “caso práctico” para considerar la idea de las deudas que van más allá de lo puramente económico. A lo largo de la novela, cuestiones de dinero y vida se mezclan dentro de estas relaciones y nos hacen cuestionar la moralidad de una ideología que intenta cuantificar el valor de los seres vivos (pensamos en el “songbird” de Funtowicz). En especial, el caso de Olivia nos da una oportunidad perfecta para considerar las deudas extra-económicas que un país como España puede deber a otro menos privilegiado bajo un sistema de justica económica alternativo. Pensando en términos de los economistas ecológicos, por ejemplo, podemos ver que en un mundo capitalista, aunque casi todas las cosas parecen existir bajo un sistema económico, hay valores que no caben dentro de lo monetario. ¿Qué hacemos, luego, con esas deudas extra-económicas?

Si intentamos cuantificar la importancia de la vida de Olivia, vemos que tiene un valor diferente para cada personaje con que interactúa. Parece un método inmoral, pero si tratamos la muerte de ella como un evento que crea una deuda que alguien tiene que pagar (y así lo es como vemos al final: la deuda se transfiere de Olivia a la familia de Nico y Carmela) vemos que esa deuda no simplemente trataría de dinero. Según el modelo del sargento de la policía, Olivia tiene un valor potencial de cientos de miles de euros. Para Nico, entonces, Olivia tiene ese valor monetario junto con un valor emocional. Para Carmela, Olivia vale una niñera y cierta porción de la felicidad de Berta. A los ojos de Jaime, Olivia tiene otra vez un valor particularmente monetario, el de la deuda que tiene que pagar, o sea alrededor de siete mil euros. Para su madre, Olivia es a la vez una hija y una fuente de fondos para pagar las cuentas del hospital, así que tiene valor económico pero también familiar y sentimental. Además, en un momento Olivia expresa el deseo de estudiar el turismo para abrir una agencia de viajes en Ecuador. Sincero o no, ese deseo genera otra deuda al nivel nacional porque ella muere en tierra española, privando a Ecuador del turismo futuro. Al final, una mirada así hacia la vida y muerte de este personaje nos da una mínima idea de la imposibilidad de imponer un valor puramente económico en el impacto de un ser humano. A la vez, la posición de ella como ecuatoriana en España complica la pregunta de deudas.

Al final, esto nos trae la pregunta ¿Quién es el culpable de la muerte de Olivia que tendría que pagar estas deudas? ¿Los médicos ecuatorianos por no haber operado en ella? ¿La madre enferma por haber necesitado tanto dinero? ¿Nico por haberla provocado a Olivia? ¿España por la imposibilidad de encontrar trabajos buenos sin recurrir a la prostitución? ¿España otra vez por su involucración en la Conquista de las Américas? En fin, estas preguntas dan una impresión de cuán difícil es (y cuán ridículo) intentar cuantificar la vida de alguien y las deudas que genera a lo largo de su vida. Sin embargo, a pesar de lo ridículo que parece, esta idea nos ayuda a considerar la inmoralidad e falta de eficacia de un punto de vista puramente económica en una consideración de la justicia. Al final de la novela, vemos dos modos de aprovecharse de la “justicia” con la muerte de Olivia y ambos centran en el dinero: el sargento de la policía alude a la posibilidad de un pleito y Javier juega con una justicia personal, sin recurrir a los tribunales. Sin embargo, estas dos maneras de distribuir la justicia no consideran el valor total de la vida de Olivia y no intentan realmente determinar el culpable de su muerte. Pensando en casos como el de Olivia, de inmigrantes buscando una vida mejor que no la encuentran, podemos ver los lazos inextricablemente enredados entre lo económico y lo social y la aparente imposibilidad de cuantificar las deudas socio-económicos engendrados por ellos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s